Las Mil Historias: Historias sencillas, cotidianas o grandes historias, pero contadas en pocas lineas.

viernes, 10 de febrero de 2012

Elena Sanz


Mucho se ha hablado de los romances del rey Alfonso XIII, pero menos de las relaciones que tuvo su padre, el también rey Alfonso XII, al que conocemos mucho mas por la almibarada relación y matrimonio con su prima María de las Mercedes de Orleans.
No sé si habrán oído hablar de Elena Sanz, algunos puede que la conozcan por ser una contralto bastante conocida en su tiempo, nacida en Castellón el año 1849, y que el escritor Benito Pérez Galdós retrata como “elegantísima, guapetona, de grandes ojos negros fulgurantes, espléndida de hechuras, bien plantada”.
Aunque la vida de la cantante de ópera cambiará totalmente el año 1872 al conocer en Viena, mientras actuaba en el Teatro Imperial, al que más tarde sería el rey Alfonso XII, cuando este contaba apenas 15 años y a partir de este momento comenzaría una relación de amantes que duró durante toda la vida del rey.
Tanta era la pasión que tuvo la pareja que a partir del año 1875, al ser Alfonso coronado rey de España la cantante abandona totalmente su profesión para estar al lado del rey.
Algunos podrán preguntarse por la romántica relación con María de las Mercedes y habría que decirles que ni siquiera en ese momento abandonó a la cantante. Mucho se ha hablado y cantado sobre la tristeza del rey a la muerte de Mercedes, pero lo cierto es que sus lágrimas fueron enjugadas por Elena Sanz porque los dos se trasladaron al palacio de Riofrío, en la sierra de Madrid, para vivir su romance.
De esta mujer se cuenta que la madre del rey, Isabel II, tal vez por fastidiar a Montpensier, llamaba “su nuera ante Dios”, claro que si tenemos en cuenta que la misma reina era quien la había presentado a su hijo, no puede extrañar.
Al casarse Alfonso en segundas nupcias con María Cristina, el año 1879, tampoco acabo el romance con la cantante y de hecho unos meses más tarde nace el primer hijo de la pareja, Alfonso, que incluso fue apadrinado por Isabel II, imaginamos que con el enfado de María Cristina, y doce meses después el segundo de la pareja, Fernando.
Claro que cuando fallece el rey Alfonso XII, su mujer María Cristina debió pensar aquello de ahora es la mía y obligó a Elena a renunciar a cualquier pretensión por parte de sus hijos al trono y negoció con ella las condiciones que tendrían los tres en el exilio, a donde los envió.
Elena Sanz estuvo en el exilio hasta su fallecimiento en París el año 1898, a los cuarenta y nueve años.

2 comentarios:

Doña Umé dijo...

Elena Sanz, vivía en la calle del Biombo, muy cerca del Palacio Real de Madrid. Desconozco en qué nº.

Soy fiel a tu blog. Felicidades.
Un abrazo

Antonio Barba Jiménez dijo...

Gracias por la información