Las Mil Historias: Historias sencillas, cotidianas o grandes historias, pero contadas en pocas lineas.

sábado, 27 de mayo de 2017

De regente español a Papa

Al morir el 12 de enero de 1519 Maximiliano I de Habsburgo le ofrecen el imperio de Alemania a su nieto al rey de Castilla y Aragón, Carlos I, que gobernaba, aunque compartía el cetro con su madre, Juana la Loca. La verdad es que un buen dinerito, casi todo lo que venía de América le había costado entre prebendas y sobornos a los electores.
El rey decidió trasladarse a Alemania para que lo proclamasen emperador, pero claro debía dejar a alguien de cómo regente mientras él no estuviera, y no se le ocurrió otra idea que cuando se embarcó el 20 de mayo, que dejar la regencia en manos de Adriano de Utrecht, que había nacido en los Países Bajos. Un extranjero como regente, y ese sería uno de los motivos para el inicio de la Guerra de las Comunidades de Castilla.
Tres años habían pasado de la designación, cuando el 9 de febrero de 1522 fue elegido Papa sucediendo a León X, con el nombre de Adriano VI. Claro que parece que a él como que no le importaba demasiado el papado, ya que ni siquiera se molestó en asistir al cónclave que lo eligió, ya que se encontraba en Vitoria preparando la defensa de Navarra, de la invasión que pretendía Francia.
De hecho la ceremonia de coronación no se celebró hasta el 31 de agosto de 1522, es decir ocho meses después de su elección, un poco menos tiempo del que duró su papado, ya que falleció el 14 de septiembre de 1523, un año después.

No hay comentarios: